Punto limpio

DESCRIPCIÓN

Un punto limpio es una instalación municipal adecuadamente equipada para la recepción y almacenamiento temporal de ciertos residuos generados en el ámbito doméstico.

OBJETIVOS

  • Conseguir un tratamiento adecuado para cada residuo dando prioridad a la recuperación, reciclado y valorización antes que la eliminación en vertederos.
  • Separar los residuos que deben tener una gestión especial, y cuya eliminación conjunta con el resto de los residuos urbanos o mediante el vertido a la red de saneamiento, supone un problema para las instalaciones de tratamiento y contribuye a la contaminación de nuestro entorno.
  • Aprovechar los materiales (metálicos, plásticos, vegetales, papel, vidrio, etc.) con el consiguiente impulso para el ahorro energético.
  • Implicar al ciudadano en las buenas prácticas ambientales.

¿CÓMO ES UN PUNTO LIMPIO?

Los Puntos Limpios fijos cuentan generalmente con 2 puertas, una para el acceso de los usuarios y otra para los vehículos encargados de la retirada de los contenedores.

Las instalaciones están cerradas por un cerramiento perimetral y en su interior encontramos:

  • Contenedores de gran volumen para residuos generalmente NO peligrosos (escombros, chatarra, podas, voluminosos, madera, etc.).
  • Contenedores de pequeño volumen específicos para residuos especiales (aceite de motor, baterías, etc.) y otros residuos reciclables NO peligrosos.

Los contenedores, perfectamente identificados para su correcta utilización, están ubicados en la zona conocida como muelle de descarga, que es desde donde el usuario deposita los residuos. La otra zona, conocida como la playa, es el lugar de acceso de los vehículos encargados de retirar los contenedores.

¿QUÉ ES UN RESIDUO?

Se entiende por residuo cualquier producto en estado sólido, líquido o gaseoso procedente de un proceso de extracción, transformación o utilización, que carente de valor para su propietario, éste decide abandonar.

El Decreto 73/2012, de 20 de marzo, de Residuos establece que “es cualquier sustancia u objeto perteneciente a alguna de las categorías que figuran en el anexo de esta Ley, del cual su poseedor se desprenda o tenga la intención u obligación de desprenderse. En todo caso tendrán esta consideración los que figuren en el Catálogo Europeo de residuo (CER), aprobado por las instituciones comunitarias“.

La legislación existente sobre residuos distingue entre urbanos o municipales, peligrosos y otros tipos de residuos:

· 1º- Residuos Urbanos (no peligrosos). Son los generados en los domicilios particulares, comercios, oficinas o servicios, que estén fuera de la clasificación de peligrosos. También lo son los procedentes de la limpieza de las vías públicas, de zonas verdes, áreas recreativas y playas, los animales domésticos muertos, muebles y enseres de la casa y vehículos abandonados.

· 2º. Residuos Peligrosos. Son aquellos que contienen en su composición una o varias sustancias que les confieren características peligrosas en cantidades o concentraciones tales, que representan un riesgo para la salud humana, los recursos naturales o el medio ambiente. Están incluidos también los recipientes y envases que hayan contenido estas sustancias. Este grupo lo componen los residuos incluidos en los listados de la Orden del Ministerio de Medio Ambiente 304/2002, de 8 de febrero por las que se publican las Operaciones de Valorización y Eliminación de Residuos y la Lista Europea de Residuos, publicado en el BOE el 19 de febrero de 2002.

· 3º –Residuos de la Construcción y Demolición (Inertes) Son los residuos no peligrosos que no experimentan transformaciones físicas, químicas o biológicas significativas. No son solubles, ni combustibles, ni reaccionan física ni químicamente ni de ninguna otra manera, ni son biodegradables. Son desechos de obras de reforma, reparación, mantenimiento y nueva construcción de viviendas y otras edificaciones e infraestructuras.